Sobrevivientes de la historia.

Este podcast trata de un relato sobre un hecho histórico, especialmente dirigido a alumnos de escuelas secundarias.

“A veces mirábamos nuestra sombra
sobre el camino escarchado
para cerciorarnos de que aún estábamos
Entonces sí
bebíamos de la cantimplora
el agrio sabor de la existencia” – Gustavo Rosendi.

Podcast realizado en representación a nuestros héroes de Malvinas, con la participación de un ex combatiente, Claudino Chamorro. Un abordaje desde su perspectiva y experiencia. Un antes y un después. Momentos de la guerra. Para que tomemos consciencia de todo lo que sucedía en la época. l silencio generalizado de la sociedad por la incredulidad de la derrota, los ex-soldados combatientes que llevaban en sus cuerpos las marcas de la guerra, opusieron –en algunos casos– fuertes denuncias del horror de la guerra y dieron testimonio de sus experiencias, a la vez que reclamaban un espacio de discusión en el escenario político. En otros casos, callaron e hicieron más denso el silencio reinante. Durante mucho tiempo –y en ciertos casos hasta la actualidad– articular la palabra después de una experiencia extrema y traumática como la guerra fue imposible para muchos actores. Por eso, traemos este hecho histórico tan importante para todos los argentinos.

AUDIOCREATIVA 

Guión técnico 

1 EPISODIO: “El viaje”

Chamorro: El proyectil es un… Y salía directamente el disparo.

Apertura: “Estás escuchando sobrevivientes de la historia”

Narrador:  En el Batallón de Marina n° 5 ubicado en Río Grande, provincia de Tierra del Fuego se ven jóvenes de 19, 20 y 21 años con enterizos verdes, parcas largas hasta los tobillos, borcegos y cascos en sus cabezas. Entre ellos, Claudino Chamorro; un rosarino que está haciendo el servicio militar.

En una formación se acerca el suboficial que está a cargo y les dice que las tropas argentinas recuperaron Malvinas… los soldados se sienten orgullosos, se alistan para viajar a las islas y piensan que van a ir a hacer una guardia por pocos días. 

Chamorro: “En esos días anterior al 2 de abril yo había tenido un accidente en uno de mis ojos y estaba con un parche. Cuando llega el 8 de abril que fue el momento de viajar a Malvinas, el suboficial me pregunta chamorro usted que va a hacer se va o se queda, y yo dije que me quedaba con mis compañeros me saque el parche, me subí al camión, con mi mochila, mi fusil y el armamento y nos llevaron hasta el aeropuerto, del aeropuerto al avión y hasta ahí a Malvinas”. 

Narrador: Soldados y militares van hasta el aeropuerto. Entre ellos corre el rumor de que Malvinas queda muy cerca y que el viaje va a durar menos de una hora. 

Chamorro: Los aviones eran de aerolíneas argentinas, les habían sacado todos los asientos e íbamos sentados en el piso así entrábamos más. Todos sentaditos en el piso. 

Narrador: En los aviones viajan muchos jóvenes, están apretados porque también llevan sus armamentos: morteros, placa base, fusiles, correas, mochilas y cascos. En la cara de Chamorro y sus compañeros se ve adrenalina y orgullo, ellos creen que es una experiencia más y que el conflicto es con Chile. Chamorro y sus compañeros no saben que una guerra está por comenzar y menos saben que esa guerra va ser contra Inglaterra.

Cierre: Si queres escuchar mas no te pierdas el próximo episodio “La Guerra”

2 EPISODIO: “La guerra”

Apertura: “Estás escuchando sobrevivientes que hablan”

Narrador: El 8 de abril, Chamorro y miles de soldados de toda la Argentina llegan a Malvinas. Aterrizan y  cada sección se instala en diferentes partes de las Islas.

Hay viento y hace mucho frío, Chamorro y sus compañeros están acostumbrados, creen que  el clima de Malvinas es igual que al del sur del país, sienten que su ropa es la correcta pero no la de los soldados del norte, ellos tienen más frío y usan ponchos.

Chamorro: Cuando llegamos en esos primeros días nosotros tuvimos una muy mala pasada porque lloviznaba, las trincheras se nos llenaban de agua, no nos podíamos instalar ni acomodar, nuestra trinchera era bastante grande porque teníamos que estar seis o siete soldados, cada mortero necesitaba esa cantidad porque teníamos que ponerlo en funcionamiento. 

Narrador: En ese lugar, la sección de Chamorro pudo hacer sus pozos, pero los que están en los montes no, la tierra es más húmeda y los morteros se hunden, así que ellos tuvieron que ir a buscar piedras para hacer sus posiciones.

Chamorro: Hicimos los pozos y después hicimos supervivencia, empezamos a conseguir madera, algunas chapas de algunas estancias que estaban por ahí tiradas la recuperamos la ponemos como techo madera, y hacíamos el techo y arriba le ponemos para camuflar la zona o sea para que no detecten nuestras posiciones el pasto común, que son los panecitos que nosotros cortamos, el que vos ves el césped para ponerlo en el piso, nosotros hacíamos eso y camuflamos nuestras posiciones.

PAUSA

Narrador: Hoy 17 de abril bajo el sol Chamorro escribe una carta a su hermana para avisarle que está en Malvinas, mientras ve que ponerle, toma mate cocido y piensa en el poco tiempo que falta para volver al país. La familia de Chamorro y muchas más no saben qué está pasando, su familia cree que él está en Tierra del Fuego.

Chamorro:  Todavía el bloqueo no estaba, los ingleses llegan a fines de abril, en esos primeros días los aviones nuestros iban y venían traían municiones, encomiendas, cartas, entonces esas cosas pasaron los primeros días. Una vez que empieza el bloqueo nuestros aviones no pueden volar más.

Narrador:  Primero de mayo, es de noche y ningún soldado se puede dormir, todos hacen guardia. Camuflados en sus posiciones, para no dormirse se cuentan sus historias, alguno que otro se duerme y el resto está a la expectativa. Son las cuatro y media  de la madrugada y la guerra aún no estalló. 

Chamorro: Ellos bombardean el aeropuerto y nosotros estábamos a 20 kilómetros del aeropuerto. Vimos el humo el estallido de las bombas como en una pantalla gigante. Era todo iluminado ellos empezaron a la madrugada. Y ahí nos damos cuenta”.

Narrador:  Se escuchan 21 bombas que destruyen la pista del aeropuerto, en ellos las caras de miedo y preocupación.

Desde ese momento los ingleses atacaron todas las noches, no faltaron una. 74 ataques, 74 noches son sin dormir

                                                                     PAUSA

Chamorro: Nuestro batallón llevo las cocinas de campaña… Hasta fin de mayo más o menos.

Narrador: Antes del ataque los soldados argentinos cocinaban y comían comida de rancho: guisos, arroz y lenteja. Pero desde que los ingleses llegaron no cocinan más, el humo detecta las posiciones.

La comida empieza a faltar, tienen que dividirlas para que dure más, ahora comen raciones de combate y no reciben cartas ni ropa. 

Cierre: Si queres escuchar mas no te pierdas el próximo episodio “El FIN”

.

3 EPISODIO: “El fin”

Apertura: “Estás escuchando sobrevivientes que hablan”

Chamorro: Yo creo que era a full, vos tenías que traer municiones y a partir piedras, vos tirabas dos tiros con el mortero y te hundías en la placa base, por eso fue durísimo para nosotros. Dimos casi todo, algunos lo dieron más, que fueron los guerreros. 

Nosotros estábamos convencidos que peleábamos por algo que era nuestro, y que estábamos cumpliendo con nuestro juramento. 

Narrador: Durante el combate el ejército argentino no pudo atacar. Siempre respondieron a los ataques de los ingleses.

Chamorro: La diferencia era la logística y el armamento que tenían los ingleses… No sucedió lo que quiso hacer nuestro comandante que era contra atacar. Que no llego a suceder. Era imposible de ganar me parece. 

PAUSA

Chamorro: Nos dimos cuenta cuando nos ordena replegarnos, nos dimos cuenta que ya estaba. Fue todo un descontrol. Nos dividimos en dos grupos y uno casi se meten en una zona en dónde estaba minada. Entonces tuvieron que volver a salir por donde entraron y volver a caminar por el lugar donde fueron los otros primeros.

 Narrador: El comandante Ramírez cae desde una montaña,  sus compañeros bajan a buscarlo, lo ponen en una camilla y lo trasladan al hospital de campaña. En el camino le hablan y lo reaniman pero Ramírez está sin vida. Ya no hay nada que hacer: la muerte marca a Chamorro y a la sección. No pueden hablar, están angustiados y cansados. En sus caras se ve el deseo de que termine la guerra y de volver a sus casas. 

Chamorro:   Muchas de nuestras cosas que quedaron en malvinas, porque en ese desorden total, que yo te contaba que comentaba, cuando nos ordena replegarnos nosotros, lo único que llevamos fue el casco, el fusil. Y siempre nos enseñaron que el armamento que no se usa se destruye, porque lo podía usar en contra el enemigo. Nosotros desde ese lugar estuvimos tres días en el aportadero naval como prisioneros y después nos trasladan al aeropuerto.

Narrador: Los soldados están en el aeropuerto sin nada, desarman la pista de aterrizaje y arman casitas para pasar la noche. No hay comida, solo caras cansadas, con incertidumbre y miedo. En sus ojos la desesperación por volver a sus casas y  la tristeza por la pérdida de sus compañeros.

Chamorro: Cuando voy a subir al Ibiza no mandaron a bañar no teníamos ropa nueva, nos teníamos que poner la misma ropa, por lo menos nos bañamos, nos dieron un plato con comida caliente esa noche y después al otro día cuando ya salimos, nos daban esas galletas marinas. Creo que fueron dos días.Ahí estaban del ejército, de la fuerza aérea, todos mezclados estabamos.

Narrador:  El 22 de junio los soldados estaban en el país, Argentina había sido derrotada y Malvinas ocupada por los ingleses. 

Chamorro no tomó conciencia de  lo que pasó, escribió una carta a  su familia avisandoles que él estaba bien y a los dos meses viajó a Rosario para reencontrarse con ellos y empezar a escribir una nueva historia.

Cierre: Esto fue sobrevivientes de la historia

Escuchando arte.

Podcast dedicado al arte urbano en la ciudad de Rosario, como se vive hoy en día en las calles, el valor que le da la gente, y el lugar que ocupan.

“Un modo de libertad, donde muchos ven el resultado y pocos el proceso que hay detrás. Una forma de hablar, de protestar, de expresar y explicar lo que uno siente… creando.. Por eso nos preguntamos: ¿A qué suena el arte callejero?”. 

 

Salvador Dalí

Estalla la tienda departamental, situada al otro lado de la esquina. Estalla el vidrio. Estalla su corazón de furia al ver como cambiaron su obra. El artista estalla. Gala estalla de llanto. New York estalla.

El trabajo que lleva su nombre, ahora no es auténtico. “Yo soy el surrealismo”, decía. La revista Time publica noticias sobre él. Así, Estados Unidos conocía al surrealismo.

El día anterior al estallido, Dalí trabajaba en dos instalaciones:

  • Maniquíes.
  • Trajes con copas pegadas.
  • Licor de menta.
  • Moscas.
  • Telefónos en forma de langostas.
  • Y una bañadera peluda.

Una lista de objetos sin sentido, que para él lo tenía.

En un lado, el maniquí con peluca roja en la bañadera. En el otro, una figura acostada en una cama. En una almohada ardían carbones.

Antes de estallar, estaba contento. Ahora, se lo nota furioso al ver el trabajo cambiado. No entiende por que modificaron su creación dedicada al día y a la noche. Entonces estalla. Decide romper todos los maniquíes. Voltea la bañadera para dejar inutilizable la vidriera. La bañadera rompe el vidrio del local.

Dalí es detenido minutos después. Se dice que quien lo juzga es un admirador del surrealismo. Le hizo pagar los daños pero le dió la razón.

La tienda será demolida en 1980. Ahí, se construirá la Torre Trump.

El paso de Dalí por New York seguirá siendo recordado.

Su nombre seguirá estallando.

Salvador Dalí.

  • Material de archivo: música de fondo.
  • Sonido de vidrio roto, introduciendo el relato.

Estalla la tienda departamental situada al otro lado de la esquina. Estalla el vidrio, estalla su corazón de furia al ver como está modificada su obra. El hombre estalla. Su esposa estalla de llanto. New York estalla.

El trabajo que lleva su nombre, ahora no es auténtico. “Yo soy el surrealismo” dice este artista tan importante, que ya es reconocido por el mundo. La revista Time ya menciona noticias sobre el hombre, quienes cuentan que el surrealismo nunca habría atraído su atención actual en los Estados Unidos, si no fuera por este apuesto catalán de 32 años de edad. 

Y era cierto. Últimamente, se encontraba realizando dos instalaciones artísticas, compuesta por maniquíes, cuyos trajes tenían copas pegadas a la tela que contenían licor de menta, y estaban rodeados por moscas, teléfonos en forma de langostas y una bañera peluda. En un lado, un maniquí con peluca roja en la bañera de astracán, en el otro, una figura acostada en una cama con baldaquino negro sobre cuya almohada ardían carbones.

Se lo nota muy contento por el trabajo. Pero se lo nota furioso al verlo cambiado. A veces las cosas no salen como uno espera. Gala llora observando el enojo de su marido. El hombre no entiende por qué modificaron su creación, su polémica composición dedicada al día y a la noche. Entonces estalla. Estalla ese artista exponencial que no puede dejar pasar por alto un abuso de tal identidad.

Por esos sentimientos de enojo que lo dominan, decidirá romper todos los maniquíes. Después volteará la bañera para dejar inutilizable el escaparate por regar toda el agua que había, pero la bañera romperá el enorme cristal de la tienda.

Será detenido minutos después, pero él seguirá fiel a su visión artística. Terminará siendo juzgado por un surrealista, quien, a pesar de que le hizo pagar por los daños, le dió la razón al artista. Se dice que sus palabras fueron: “Lo tiene que pagar, pero todo artista tiene el derecho de defender la integridad de su arte, de su obra, hasta las últimas consecuencias”. A pesar de este suceso, muchos rasgos de su paso por Nueva York permanecerán en la ciudad por muchos años más. 
Curiosamente, con respecto a la tienda, será demolida en 1980 para dar paso a la construcción de la Torre Trump, en medio de las protestas de los habitantes de la ciudad.

PONIENDOLE CUER(p)O AL ENSAYO.

Cuando nos sentamos por primera vez frente a la palabra “cuero” y empezamos a adentrarnos en el juego de tirar palabras (las primeras que se nos venían a la cabeza), de poner en común los distintos sentidos y discutir sobre lo que a cada uno le suscitaban las canciones, las series, las historias y los sonidos que surgían nos pareció que idear un ensayo en torno a todo eso iba a terminar resultándonos imposible. 

A diferencias de otros materiales, el cuero “no suena”, si lo tiras al piso no hace ruido, si lo golpeas contra una pared no se escucha nada: ¿cómo pensar en transmitir a través de recursos sonoros lo que significa un material blando? 

Cuero, vaca, campo, gaucho, malambo.

Cuero, arnés, sadomasoquismo, sex shop.

Cuero, crítica, insulto, juzgar.

Cuero, cabeza, cabello, piojos, niños.

Cuero, tambor, parche, percusión.

Algunas de las aproximaciones semánticas a las que llegamos, alguno de los ordenamientos que le dimos a esa catarata de palabras que cayeron sobre los bancos. 

Acto seguido, con la red de palabras, empezamos a armar posibles combinaciones: entrevista en un sex shop, informativo sobre el cuero cabelludo, canciones de tambores en distintas culturas, etc. 

También vimos la necesidad de informarnos un poco, y a raíz de eso surgieron las ideas de entrevistar a personas que trabajen con cuero, a personas que se opongan a esto… 

Se podría decir que el ensayo que van a escuchar a continuación fue fruto de la curiosidad que vino una vez que nos dimos cuenta que había un mundo más allá de la primera representación que genera la palabra cuero y que es lo relativo a lo gauchesco.

Entonces, se podría decir que el ensayo que van a escuchar a continuación fue fruto, también, de empezar a ensayar primero sobre nosotros mismos. Y he aquí el resultado:

  • Detalle de las partes del ensayo:
  • Entrada de tacos, tambores y estampida (producción propia con recopilación de material de archivo)
  • Tipos de cueros (material de archivo)
  • Canción Fabrico Cuero – Illya Kuryakis and the Valderramas
  • Entrevista a Florencia, vegana (producción propia)
  • Clip del campo y malambo (producción propia con recopilación de material de archivo)
  • Informativo de noticia de India (producción propia)
  • Percusión (material de archivo)
  • Entrevista a una pareja que está cumpliendo 3 años: las bodas de cuero (producción propia)
  • Canción Mi chaqueta de cuero – C.R.O.
  • Publicidad de Ricky Sarkany (producción propia)
  • Entrevista a Virginia, diseñadora de accesorios en cuero (producción propia)
  • Fragmento del libro “50 Sombras de Grey”
  • Clip de lugares: Sex Shop (producción propia)
  • Canción Lily Malone – Riff
  • Publicidad de productos para piojos (producción propia)
  • Informativo sobre el cuero cabelludo (producción propia)
  • Taxi Boy – Los Piojos
  • Voces de niños diciendo “piojo” (producción propia)
  • Canción Apu el indiecito
  • Cuento “La Canoa de Cuero” de Silvia Schujer (narración y edición propia)
  • Música japonesa (material de archivo)
  • Instructivo sobre cómo sacar el cuero (producción propia)
  • Publicidad de show de streep tease (producción propia)
  • Derbake (material de archivo)

AUTORES: Arana Gina, Avila Milena, Martinez Guadalupe, Scazzino Lisandro, Touma Ainara

Persecución policial.

Elegimos una palabra en clase en la que solo había que mencionarla dentro de una grabación. Fue “policía”. Así realizamos una representación de una persecución policial hecha de manera improvisada, creando y jugando con los sonidos caseros.